Guía para estudiar en Francia

Francia, mon amur! ¿Quién no ha fantaseado con conocer París, la ciudad del amor, con la torre Eiffel, la catedral de Notre Dame, el famoso muso del Louvre con la conocida Mona Lisa de Da Vinci, o el magnífico Arco del Triunfo?

Francia, y más específicamente su capital, París, es mundialmente conocida como la ciudad de la experiencia infinita. Para un estudiante, iniciar la vida universitaria lejos de casa, en una ciudad como esta, eligiendo una de sus excelentes instituciones de estudio, puede ser una experiencia más que tentadora. 

Si estamos pensando en ello, a continuación, dejaremos plasmados algunos tips que necesitamos seguir para tener una experiencia segura y única. ¿Preparados? Allí vamos.

 

Trámites previos, la parte aburrida

Primero, debemos saber que nos espera por delante, la búsqueda y confección de una gigantesca cantidad de documentos que deberemos presentar. Además, recomendamos hacer numerosos duplicados de todos los archivos relacionados con nuestra formación y nuestra vida hasta el momento. Los franceses adoran el archivo, así que seguramente nos pedirán una batería de certificación para dejar asentado que estaremos estudiando en su país. 

 

Universidades ¿Cuándo aplicar?

Al menos 8 meses antes del inicio del curso académico, debemos empezar a explorar las posibles universidades que puedan llegar a interesarnos. ¿Por qué con tanta antelación? Pus porque necesitamos asegurarnos de sus fechas de ingreso y de conseguir todo lo que nos requerirán para nuestra admisión. 

Tengamos en cuenta que todas las universidades solicitan, como parte de su proceso de admisiones, que los inmigrantes realicen un examen de francés de nivel B2. Esto no debe sorprendernos, ya que las clases se dictarán en este idioma. Es buena idea que, si estamos pensando en la posibilidad, comencemos ya a estudiar esta lengua. Además, tendremos que traducir y publicar nuestro certificado de nacimiento y título de secundaria.

La inscripción comenzará en el sitio de Internet de Admission Blog Bac, donde tendremos que presentar nuestro expediente. Aquí, tendremos que aplicar en, al menos, seis universidades. De esta forma, nos aseguramos la posibilidad de ingresar a alguna. Tengamos en cuenta que esto, es un poco una lotería, y nuestro ingreso, muchas veces, depende de la suerte.

Alojamiento, para descansar de largas jornadas de estudio

Una vez terminados los laboriosos documentos, viene la parte difícil: buscar el mejor hospedaje. Localizar un apartamento o condominio en París, a veces, puede transformarse en una búsqueda casi tan imposible como la de una aguja en un pajar. Sin embargo, hablemos de algunos trucos que nos hemos enterado, y que queremos compartir. 

Vamos a necesitar nuestros documentos, nuevamente, pero esta vez le agregaremos alguna información extra. Primero que nada, necesitaremos un garante, es decir, una carta de nuestros padres, o tutores legales, que avalen todos nuestros gastos. Esto es algo muy importante en el rubro inmobiliario, ya que es la forma en la que se aseguran que podrás afrontar el pago de una renta. 

Y como siempre, Internet se convertirá en nuestro mejor aliado, una vez más. París es bastante caro, sobre todo en el mundo de los alquileres y alojamientos. Pero, con un poco de fuerza de voluntad y sacrificio (no le esquives a la idea de compartir un piso con otros estudiantes), podremos encontrar tu nuevo hogar en poco tiempo. 

Y lo más importante: si llegamos a conseguir pasar el proceso de selección inmobiliario, deberemos tener que decidir casi al instante. Los alojamientos se otorgan por orden de llegada. Eso, sumado a la cantidad de demanda, hace que no sea muy buena idea tomarse el tiempo para pensar si es el espacio ideal. 

Por suerte, existen sitios web, que nos ayudarán a localizar el espacio ideal para nosotros. Además, hay la empresas y agencias que ofrecen una enorme serie de apartamentos amueblados o condominios ya listos para alquilar y compartir en esta hermosa ciudad.

 

Turismo, siempre déjate un tiempo para conocer la ciudad

Una vez que hayamos ingresado en la institución de estudio y conseguido un buen lugar para descansar, debemos empezar a planear nuestro itinerario de turistas. Paris, además de ser la ciudad del amor, rebosa de cultura, arte, música, arquitectura e historia. No podemos desaprovechar la oportunidad de perdernos una tarde por sus calles y conocer su esencia. 

Así que, preparemos una lista de los sitios que no podemos perdernos, para poder organizarnos unas cuantas visitas en nuestros días libres de estudio. Incluso, por su bajo coste, podrías agregar una visita a algunos paises limítrofes como Bélgica por ejemplo, o Suiza un poco más abajo.

 

Detalles finales a tener en cuenta

¡Enhorabuena! Ya estamos listos para iniciar esta aventura. Solo recordemos una cosa: una vez entregados todos los documentos solicitados, debemos quedarnos siempre con, por lo menos, un duplicado.  Seguramente necesitemos abrir una cuenta bancaria nacional, para poder pagar nuestra colegiatura o manejar nuestros gastos. Si lo hacemos, nos van a requerir nuestro expediente. 

Por suerte, uno de los aspectos más eficaces de París es que hay instituciones bastante económicas y de muy buen nivel. Pero, si de todas formas tenemos complicaciones para acceder a ellas, económicamente hablando, sepamos que, todos los estudiantes, ya sean locales o inmigrantes, tienen derecho a la ayuda gubernamental CAF. Y, por supuesto que, para aplicar a ella, también necesitaremos nuestros documentos.

 

Sin más, solo nos queda decir: bienvenue à France, Mesdames et Messieurs.