Viva Mexico

Las mejores playas de México: ¿tú cuál prefieres?

Si hay algo que destaca al país como potencia turística es la belleza de sus playas. Más allá de la calidez de su gente, de la infraestructura hotelera de lujo y de la rica gastronomía, son las playas de fina arena blanca, aguas turquesas y temperatura perfecta las que terminan inclinando la balanza para viajar hacia el Caribe mexicano, dejando de lado otros destinos como Miami, Ibiza o República Dominicana.

Los destinos playeros nunca pasan de moda y siempre tienen altísima demanda. Es por ello que los precios para destinos como Cancún, Acapulco y Playa del Carmen son un poco más costosos en comparación a otros rincones de México. En muchos casos, puedes conseguir precios más económicos volando por aerolíneas de bajo coste o a través de estos paquetes a Cancún que te ofrecen alojamiento all inclusive, renta de carros y hasta excursiones incluidas a Xcaret.

Playa Delfines, Cancún

Se trata de una de las playas más famosas y bellas de la ciudad. Los principales encantos que la colocan en la cima de esta lista pueden atribuirse a la belleza de sus aguas, absolutamente limpias y transparentes. Pese a que tienen intenso oleaje, son perfectas gracias a la temperatura del agua que tiende de templada a ligeramente fría. Además, antes de entrar a la playa tienes el cartel de Cancún en letras de diferentes colores para que te saques una foto con el mar de fondo a modo de recuerdo. Por la noche, suelen realizarse diversas fiestas en la playa aprovechando que es de acceso público, mientras que otros se acercan a tomar un trago con el sonido de las olas de fondo. Puedes rentar alguna embarcación, motos de agua y hasta realizar windsurf o volar en paracaídas y quedar suspendido en el aire con todo el horizonte por delante.

Playa de los muertos, Puerto Vallarta

Se encuentra en el corazón de Puerto Vallarta y es de acceso público por lo que no debes pagar ningún extra por sumergirte en sus aguas turquesas. Lo mejor de esta playa es su excelente ubicación que te permite almorzar en los restaurantes con vistas al mar o tomar un trago antes de ir a la playa. En el Muelle de los Muertos tienes el lugar perfecto para tomar una postal del atardecer. Además, tienes todo cerca: museos, tiendas comerciales y los mejores hoteles en la ciudad para alojarte con todo el lujo que te mereces.

Playas de Akumal

En este caso no haremos hincapié en una playa en específico, ya que la mayoría de ellas son similares entre sí en Akumal. La tierra de las tortugas tiene muchísimas bondades como la de tener en sus profundidades a los arrecifes más grandes del mundo. La mayoría de estas playas son muy similares a una enorme piscina, ya que prácticamente no hay olas, lo que propicia el nado y el ingreso hacia las diferentes cuevas subterráneas.

Si lo deseas puedes realizar pesca deportiva y hay excursiones para ir hacia alta mar y obtener pescados de gran porte.

Isla de Holbox

Se trata de un pequeño paraíso ubicado en Quintana Roo. Lo mejor de Holbox es que tiene un área extensa de playa y aguas poco profundas por lo que puedes avanzar casi mil metros sin que el agua supere la altura de tus hombros. Además, las hamacas en el medio del agua ofrecen un descanso inigualable. Constantemente salen las excursiones en pequeñas embarcaciones para practicar la pesca deportiva o nadar con mantarrayas Diablo con el esnórquel preparado.

Para moverte por la isla es preferible que alquiles un carrito de golf y así podrás recorrer los diferentes parajes y comparar los precios en camastros y sombrillas.

Playa Escondida, Riviera Nayarit

En la cercanía de Puerto Vallarta esta playa se generó de manera natural en el Parque Nacional Islas Marietas. Para llegar a este paraíso escondido hay que hacerlo a través de un bote hasta Isla Redonda y nadar a través de 10 minutos hasta un túnel esperando que baje la marea. Si bien es una travesía exigente, cada minuto de esfuerzo vale la pena ya que su interior es un territorio virgen donde confluyen infinidad de especies siendo Playa Escondida una reserva protegida y en la cual se prohíbe pernoctar.