Viva Mexico

¡Vení a descubrir Playa del Carmen!

En el corazón de la Riviera Maya, Playa del Carmen es el lugar ideal para visitar en verano gracias a las playas de primera calidad con fina arena blanca que se baña por el agua verde- azulada del mar caribe. Vas a poder sentarte en una hamaca, o debajo de una sombrilla para gozar del atardecer junto a tu familia o tu pareja, la mejor forma de pasar tus vacaciones.

¿Qué hacer en Playa del Carmen?

La ciudad no es solo playa. Los paseos en playa del carmen por la quinta avenida son esenciales para conocer la enorme oferta de restaurantes, bares, cafés y comercios. Es el lugar ideal para comprar recuerdos para tus familiares que se quedaron sin conocer Playa del Carmen. Artesanías, productos locales y mucho más.

El portal Maya, de Tavares Padilla, es la foto más tradicional de estas tierras. Posá al lado de la gigantesca escultura que predice 5 mil años de desarrollo según el calendario maya.

Cuando se esconda el sol, despierta la música jazz y los festivales de música electrónica para que puedas gozar de la vida nocturna que encierra Playa del Carmen.

Xoximilco

Si la fiesta es tu hábitat, acá vas a poder bailar de principio a fin a bordo de una lancha en lo que será la noche más mexicana de tu vida. Entre mariachis, marimbas y boleros vas a deleitarte con la mejor gastronomía local combinada con barra libre de tequila, jugos y cerveza artesanal. ¡Imperdible!

Deslúmbrate por Joyá

Cirque du Soleil deja huella en cada lugar que visita. Y en la Riviera maya encontró un lugar idílico para su espectáculo circense que volará tu imaginación a través de efectos, escenografías sin igual, bailes, colores y música que despertarán todos tus sentidos.

Entrégate a Xenses

A través de diferentes ecosistemas, este ecoparque te atrapará desde el primer momento. Gracias a Xensatorium y El Edén, donde se inició todo. Podés recorrer cavernas subterráneas, tirarte por toboganes acuáticos y formar parte de la tierra de enanos y gigantes. También descubrirás el misterio del río de sal, donde nada se sumerge, como así también revolcarte en el río de barro, donde todo se ensucia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

19 + 10 =