El agua y su importancia en el hogar

El agua y su importancia en el hogar

El Día Mundial del Agua, que se celebra el 22 de marzo, tiene como objetivo reflexionar y concienciar a las personas sobre la importancia de los fluidos vitales. Según las Naciones Unidas, este año estará dedicado a educar a las personas sobre la crisis mundial del agua y buscar las medidas necesarias para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de agua y saneamiento para todos para 2030.

¿Cuál es el estado de los recursos hídricos en México?

México se encuentra en un estado crítico en cuanto al uso del agua debido a la sobreexplotación, contaminación y mal uso de las fuentes hídricas. La mala calidad de los acuíferos ha llevado a la gente a desconfiar del agua del grifo y optar por beber agua embotellada.

El agua es el recurso más importante que tenemos. Cuando una población no tiene acceso al agua potable, no puede ejercer otros derechos, como vivienda digna, salud o educación, pero también afecta a la industria y por ende a la fuente de empleo, ya que es uno de los insumos más fundamentales en cualquier economía En las actividades, y en el ámbito político, los escasos recursos hídricos se han convertido en una fuente de conflicto entre las comunidades de todo el mundo.

Si bien las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sugieren que la mayoría de la población del país tiene acceso a agua potable, no reflejan la realidad de muchas personas, pues no es lo mismo que el agua les llegue por cañerías para garantizar el acceso 24/7 a agua de calidad en los hogares.

A pesar de la escasez de agua, los habitantes de la Ciudad de México consumen un promedio de 366 litros de agua por persona por día

 

El cambio climático y el cuidado del medio ambiente son responsabilidad de todas las personas, empresas y gobiernos. Por ello, es importante promover el uso eficiente de los recursos en todos los sectores, así como implementar acciones que ayuden a proteger la infraestructura física e hídrica existente.

¿Cómo evitar el efecto invernadero y hacer frente al cambio climático?

 

La única forma de reducir el efecto invernadero causado por las actividades humanas es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Antes de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, se deben determinar las fuentes más significativas de gases de efecto invernadero asociadas a nuestras actividades. Con este fin, se puede calcular tu huella de carbono personal.

 

La relevancia está en examinar la conducta de compra y los hábitos de consumo a largo plazo para comprender la sostenibilidad de sus propios estilos de vida y las medidas específicas que deben tomar para mitigar su huella de carbono.

Conducta para cuidar y preservar el agua domiciliaria

Hay acciones muy sencillas que puedes promover en casa para hacer un uso eficiente del agua:

1.- En primer lugar es necesario revisar las tuberías y conductos de agua de tu hogar para asegurarte de que no haya fugas, por pequeñas que sean las fugas, si las hay repararlas. Lo anterior no solo ayudará a evitar el despilfarro de líquido, sino también a ahorrar en la factura del agua. Una pequeña fuga puede consumir un tanque de 5.000 litros en un día.

2.- Cuida el agua de la cocina. Cerrar el grifo del fregadero cuando se lavan los platos puede evitar que el agua fluya. Si se utilizan platos hondos para enjuagar frutas y verduras, este líquido se puede reutilizar para regar las plantas. Para evitar que el aceite de cocina usado se derrame en el fregadero, se deben usar toallas de papel desechables para eliminar los desechos de las ollas y sartenes, ya que un litro de aceite usado contiene más contaminantes que las aguas residuales que circulan por el alcantarillado.

3.- Cuida el agua del baño. Es mejor tener un WC ahorrativo o eco de doble descarga, estos consumen solo 6 litros, mientras que el tradicional usa 40 litros. Además, debe revisarse si hay fugas, ya que hay muchos estudios que confirman que el inodoro es la fuente número uno de agua doméstica. No pases más tiempo en la ducha del necesario e intenta cerrar el grifo cuando uses jabón. Es mejor usar un vaso para limpiarse los dientes, ya que un grifo abierto puede consumir hasta 12 litros de agua por minuto.

4.- Empleo de lavadora o lavavajillas. Es más eficiente llenarlos al máximo de su capacidad cada vez que se usan. También es posible actualizar modelos antiguos a nuevos modelos de bajo consumo ya que ahorran agua y energía.

5.- Regar las plantas del jardín o patio. Regar tus plantas al amanecer o al anochecer evitará que el agua se evapore más rápido y, en el caso de las macetas, colocar un platillo debajo de la maceta las mantendrá hidratadas.

Juntos, debemos trabajar para proteger los recursos hídricos y evitar que la escasez de agua siga afectando al país y al ecosistema, porque a través de pequeñas acciones encaminadas a proteger el uso del agua, los cambios pueden ser enormes.