Sugerencias de ahorro en los sistemas de aire acondicionado

El aire acondicionado es muy necesario durante el verano en la mayor parte del mundo, pero también es responsable del alto consumo de energía en los hogares durante los meses más calurosos. Para no arruinarte, siempre es bueno recordar estas sugerencias de ahorro en aire acondicionado sin perder el confort. Además de una instalación de aire acondicionado óptima, la clave está en utilizarlo de forma eficiente para evitar sorpresas en la cuota mensual.

Un sistema eficiente de ahorro

Una unidad de aire acondicionado eficiente consume menos energía y por lo tanto menos electricidad. Las clasificaciones energéticas, representadas por letras de la A a la G, son indicadores de la eficiencia energética de los electrodomésticos. Por lo tanto, cuanto mayor sea la clase energética, menor será el consumo de energía. Las unidades de aire acondicionado de alta eficiencia consumen hasta un 60 % menos de electricidad que las unidades de aire acondicionado que consumen mucha energía con las mismas rentabilidades, así que la decisión de compra es clara.

¿Encendido o apagado el aire acondicionado? Recomendaciones:

Por cada grado de descenso de la temperatura, el consumo de energía aumenta un 8%. Por lo tanto, no se recomienda ajustar el termostato a temperaturas muy bajas, sino que es mejor enfriar gradualmente. Así iremos alcanzando poco a poco una temperatura de confort, estimada entre 24 y 26 grados en verano. Además, la gran diferencia de temperatura entre el interior y el exterior es un inconveniente.

  • Para regular este enfriamiento progresivo de una estancia, la mejor opción es un equipo con tecnología inverter.
  • Espere de 5 a 10 minutos antes de encender el sistema climático  cuando llegue a casa o al trabajo, y apáguelo 30 minutos antes de irse.
  • En lugar de apagar y encender constantemente el dispositivo, opta por dejarlo encendido a una temperatura más alta. De esta forma, evitarás que trabajen en exceso partes del equipo que consumen más energía.
  • Por otro lado, si va a ausentarse durante unas horas, es mejor apagarlo por completo para evitar una pérdida constante de energía.
  • La modalidad eco y los sensores de presencia te ayudarán a usar de manera más eficiente sin desperdiciar energía.
  • Evite abrir puertas y ventanas mientras el aire acondicionado está funcionando para evitar la pérdida energética.
  • Cierre las cortinas y baje las persianas durante las horas más calurosas para evitar el sobrecalentamiento.
  • Ventilar en momentos del día que no sean demasiado calurosos. Aproveche esta oportunidad para hacer circular el aire y refrescar la habitación.

Colocación de equipos

Este tema del mismo modo es relevante. Hay que analizar cómo se coloca para que haga bien su trabajo. El mejor lugar para instalarlo es donde haya buena circulación de aire. Este es el caso de arriba de la ventana, sería mejor si el sol no brillará directamente. En el caso de las unidades exteriores, es recomendable colocarlas a la sombra o incluso protegerlas con un toldo para evitar que el sol las caliente.

Mantenimiento y limpieza correcta

El mantenimiento adecuado según lo especificado por RITE se debe realizar cada dos años. Además, acciones como la limpieza de filtros mejorarán el rendimiento del equipo y alargarán su vida útil.

Más sugerencias para ahorrar económicamente con el aire acondicionado

A veces abusamos del aire acondicionado y encendemos demasiados aparatos al mismo tiempo, incluso cuando no hace mucho calor. Por lo tanto, siempre que sea posible, enciéndelo solo cuando sea necesario y apoye esos sistemas empleando ventiladores que también ayuden con el flujo de aire y la refrigeración.

Naturalmente, considera las particularidades de tu vivienda (orientación, zona climática, etc.) y tus necesidades de climatización. No es lo mismo climatizar una habitación de 50 metros cuadrados que climatizar una vivienda familiar. Un último consejo para ahorrar económicamente en tu aire acondicionado: no instales unidades con más potencia de la necesaria, ya que el consumo será mucho mayor.

Una vez que entendemos los puntos anteriores, es el momento de determinar nuestro precio de la luz en función de nuestros hábitos de consumo.

Para reducir los costos de electricidad, se pueden tomar una serie de medidas, incluida la optimización del uso de electrodomésticos, equipos electrónicos y sistemas de iluminación del hogar.

Además de todo lo mostrado anteriormente, uno de los consejos más fáciles para ahorrar energía es comparar las distintas tarifas y precios para encontrar la tarificación de electricidad más económica.

Para ello hay que tener en cuenta el coste del kWh, la electricidad contratada y los hábitos de consumo.

Si cuentas con paneles solares o tienes la opción de instalarlos, debes saber que usarlos puede ahorrarte mucho dinero al utilizar el sol como fuente energética