Viva Mexico

Todo lo que puedes hacer en Yucatán

Yucatán es uno de los estados que invita a la constante exploración, sin temporada específica de visita, pues debido a su ubicación –en el extremo sur del mapa de la República Mexicana, cerca del Golfo– todo el año encontrarás algo qué hacer: observar flamingos en Celestún, recorrer los edificios coloridos de Mérida, legado de la época colonial, algunos convertidos en centros culturales, y conectar con la historia y genialidad de la cultura maya establecida en zonas arqueológicas como Chichén Itzá, además de atender los frecuentes llamados a la mesa para probar la sopa de lima o los panuchos, gastronomía que cautiva desde el paladar.

¿Por dónde comenzar? De acuerdo con la secretaria de Turismo de Yucatán, Michelle Fridman, se puede empezar por Mérida, que es la gran capital cultural y gastronómica del sureste, pero además sugiere “conocer las costas llenas de fauna, visitar los cenotes, las comunidades mayas, los sitios arqueológicos, la Ruta Puuc, Las Coloradas, los pueblos mágicos, las haciendas. La verdad es que tenemos tanta oferta que es una muy buena opción que se planeen las vacaciones de verano por un largo periodo (…) No hay ni un solo día sin algo que hacer”.

En realidad, Yucatán contempla todos los segmentos turísticos y según declaraciones de la funcionaria, le apuestan a promover todo: desde el turismo médico y de reuniones, hasta el de romance o lujo. “La diversidad nos va a permitir acceder a otros mercados y diversificar también temporalidades (…) Estamos buscando que los beneficios del turismo se dispersen por todo el estado”, dijo.

Para provocar destellos ante los ojos de los viajeros a lo largo del territorio yucateco, enlistamos algunos de los atractivos que hallarán cuando decidan aterrizar en esta zona del sureste de México.

La llegada de los españoles a Yucatán, en el año 1527, abrió paso a edificaciones que todavía se alcanzan a ver en sus ciudades coloniales; estilos arquitectónicos que reflejan la influencia europea, combinados con materiales orgullosamente mexicanos, como la cantera.

Mérida es considerada una de las metrópolis más seguras del país, conocida también como la “Ciudad Blanca”. Aquí hay distintos atractivos, enfocados al turismo cultural; por ejemplo, el Teatro José Peón Contreras, en el que se realizan exposiciones temporales, conciertos de la Orquesta Sinfónica de Yucatán; además, cuenta con un restaurante. En Mérida también puedes visitar el Gran Museo del Mundo Maya que exhibe más de mil piezas, un asomo a la historia de la cultura que prevaleció en esta región.

Izamal es otro de los puntos relevantes. Denominada la ciudad de las Tres Culturas por conservar elementos prehispánicos, coloniales y actuales, aquí destacan sus edificios de colores amarillo ocre y blanco, como el Convento de San Antonio de Padua, además de sus más de cinco pirámides; por ejemplo, la de Kinich Kakmó, una de las tres más grandes de México, tan solo después de la del Sol, en Teotihuacán y la Cholula, en Puebla.

Por último, Valladolid, también conocida comola Perla del Oriente, es una de las que mejor retrata la llegada de los españoles a México, incluso es llamada así como homenaje a una ciudad europea. Además de los espacios culturales, Valladolid tiene cenotes como el Zací (semi abierto), con una zona en la que también hallarás oferta gastronómica y artesanías hechas con piel y henequén.